Top

El astillero de Veracruz cumple 23 años

El astillero de Veracruz permanece, permanece de pie, a pesar de la serie de altibajos en la historia de la industria naval mexicana, pues aunque en 1982 fue remodelado para ser convertido en el primer centro de construcción naval pesada de México, luego de dar como frutos la construcción de 4 buques tanques entre 1983 y 1989, irónicamente se declara en quiebra a principios de los 90’s; Y es en este contexto cuando el 13 de marzo de 1995, nuestro astillero vuelve a emerger, con un nuevo nombre, con nuevos bríos, como Talleres Navales del Golfo (TNG).

Hace 23 años ya que la familia TNG ha venido remando unida, con la determinación no sólo de permanecer, sino también de trascender, ya que en los últimos años hemos logrado contrarrestar el débil fletamiento nacional y las complicaciones del mercado marítimo internacional, echando mano del expertise de nuestra gente en la transformación del acero para además de construir y reparar embarcaciones, abrirnos paso en la industria metalmecánica con la fabricación de chimeneas, pedestales para torres eólicas, tanques de gran envergadura y estructuras para obra civil como vigas y parapetos usados en autopistas, etcétera.

Quizá si en el pasado, tras reactivar el astillero aquel lunes 13 de marzo de 1995 nos hubieran dicho que el astillero en el futuro sería un recinto en el que las placas de acero serían convertidas en algo más que buques o componentes de embarcaciones no lo habríamos podido imaginar, sin embargo hoy es una realidad que es posible gracias a la confianza que nuestros clientes depositan en el talento, compromiso e ingenio de todos los que integramos Hutchison Ports TNG, el astillero en el que lo más valioso no son sus grúas, ni sus diques, ni sus talleres, sino los corazones apasionados que habitan dentro de él.